Buenas prácticas

Hemos visto las posibilidades de vigilancia que permite hoy en día el móvil. Más que el propio control que supone, lo que nos preocupa es el sentimiento de control extendido a las partes más íntimas de nuestras vidas. El hecho de no saber si nos vigilan realmente o no: este sentimiento más o menos difuso de que no hay forma de escapar de ello. El miedo integrado y la confusión relativa a sus capacidades nos paraliza, favorece la inercia y nos quita autonomía a la hora de actuar, ejerciendo una represión sutil y preventiva.

Esta herramienta tiene así todas las características del «panóptico», una cárcel que permite a un vigilante observar [-opticon] a todos [pan-] los prisioneros sin que estos puedan saber si están siendo observados o no. Foucault, en Vigilar y castigar, denuncia la evolución de la sociedad entera hacia este modelo que «plantea el problema de la visibilidad (en nuestro caso escuchas, trazabilidad y localización) totalmente organizada alrededor de una mirada dominadora y vigilante. Pone en marcha el proyecto de una visibilidad universal, que actuará en provecho de un poder riguroso y meticuloso».

¿Qué podemos hacer?

Una vez superada la crisis de paranoia, tienes dos opciones: ir a vivir desnud× al bosque o desarrollar un uso responsable de tu móvil ; que sea lo menos peligroso posible. Puedes, al igual que con el consumo de drogas, informarte, organizarte con tu gente para reducir los riesgos y adoptar prácticas que limiten la capacidad de control:

Otra posibilidad es nublar los datos personales que transmites vía su sistema, dar falsas pistas, en fin intentar confundir al Big Brother. El nervio de la guerra es el dinero y con algunas técnicas puedes complicar su trabajo y obligarles a investigar de una manera mucho más intensa para conseguir datos… ¡inútiles! Acuérdate que la cantidad de comunicaciones, y por lo tanto de información, es enorme y que a pesar de la informatización y de los numerosos programas, es complicado tratar estos datos. Por ejemplo, el sistema de vigilancia global estadounidense ECHELON busca palabras claves como «campaña», «ecologistas radicales» o «revolución». Las maquinas obedecen a reglas muy estrictas, y ahí está su punto débil. Si usas otras formas de expresarte (el euskera no vale), si estás alerta, consciente e imaginativo puedes despistarles…

A partir del 9 de noviembre del 2009 todos los números de móviles tienen que ser identificados con los datos de alguien. Puede ser interesante intercambiar tu chip identificado a tu nombre con otra persona. Puedes también hacer viajar tu chip con algún colega, hacer que su vida no sea la tuya…

un móvil quemandose