Los IMSI-catchers

Los IMSI-catchers[1] son otra técnica utilizada por los cuerpos policiales para investigar y vigilar a activistas políticos o «grupos de interés».

Un IMSI-catcher es un dispositivo que se puede instalar por ejemplo en una furgoneta, y que se hace pasar por la antena de un operador de telefonía móvil.

Una vez instalado, los móviles de este operador en la zona se conectaran automáticamente con esta antena de mentira. De esta manera, sirve de dispositivo de localización y de identificación en tiempo real de todos los móviles encendidos de la zona, que aunque no participen en ninguna comunicación, se registran con él y le mandan sus informaciones de identificación (número de teléfono y número de aparato).

El IMSI-catcher puede también retransmitir las comunicaciones hacia afuera de un móvil en concreto de tal manera que no pueda percibir su presencia. Tendrá acceso directo al contenido de estas comunicaciones emitidas que retransmite y puede así servir de dispositivo de escucha en vivo.

esquema de un IMSI-catcher

Pero algunos indicios permiten detectar los IMSI-catchers. Por ejemplo, los móviles conectados con un IMSI-catcher no pueden recibir ninguna comunicación de la red.[2]

Esta técnica fue utilizada, por ejemplo, para vigilar las preparaciones y las acciones de las contra-cumbres del G8 y de la OTAN de estos últimos años. La policía la usa para conseguir listas de activistas. Así, por ejemplo, pueden identificar todas las personas que llevan el móvil encima durante una asamblea. Después con estas listas pueden pedir a los operadores los archivos de sus comunicaciones en el último año.

un móvil quemandose