SITEL

Es el Sistema Integrado de Interceptación de las Comunicaciones del estado español.[1] Rajoy, entonces ministro del interior, anunció la creación del proyecto en el 2001 y el sistema ha sido utilizado por el gobierno de Zapatero desde el 2004. Su existencia salió a la luz con el caso de corrupción ultramediático de la trama Gürtel. Costó 36 millones de euros, pagados a empresas como Ericson y Fujitsu.

SITEL permite a los cuerpos policiales tener acceso directo:

Parece también que no se necesita ninguna intervención por parte de los operadores. Sin duda, desde la vigilancia de las comunicaciones telefónicas, las capacidades de SITEL se amplían poco a poco a todas las comunicaciones electrónicas en Internet.

Alrededor del programa hay actualmente una gran polémica jurídica en la cual asociaciones de defensa de las libertades individuales, juristas, instituciones nacionales y europeas denuncian la ilegalidad de SITEL, de su marco legal y de su utilización.[2] Denuncian:

En noviembre del 2009, el fiscal de Tribunal Supremo de Justicia de Madrid advierte que, por esta falta de cobertura legal, los datos de SITEL no sirven como prueba en un procedimiento judicial porque podrían invalidar el proceso.[3]

un móvil quemandose