El móvil en el Sur

Los niveles de «penetración del mercado» en los países ricos están siendo saturados: un 109% de la población del estado Español tiene móvil. El Sur, aunque más pobre, ofrece nuevos mercados de miles de millones de personas a quien se puede vender estas tecnologías baratas.

Porque al contrario de un coche o de un ordenata, un móvil se puede comprar en efectivo y hacerte gastar mucho dinero poco a poco. Así ya no hace falta hipotecarse para comprar un trozo de vida occidentalizada. La cadena de la esclavitud económica toma la forma de la adicción y el parecer de las necesidades creadas.

En el 2003 en la India casi todos los bares y restaurantes populares del país, de los pueblos a las carreteras, estaban pintados por Coca-Cola o Pepsi ; «te pintamos el bar gratis, además le da un toque occidental». El año pasado en Mozambique, además de todos los muros, fachadas y tiendas disponibles pintadas, esta vez en los colores de Vodacom o M-Cell, se veía hasta la gente misma pintada, vestida por los operadores, vendiéndote tarjetas prepago en cada esquina.

El coltan es uno de los minerales fuente del tantalio que se utiliza en la construcción de componentes de todos los aparatos electrónicos.[1] En una de sus zonas de extracción, en el Este del Congo, la lucha por el control del coltan es una de las causa del conflicto armado que sufre este país, porque su venta constituye una fuente de financiación para la compra de armas producidas por Occidente. Os dejamos imaginar cual pueden ser las condiciones de trabajo de l×s miner×s african×s en medio de una guerra. Esta zona era también el último refugio de los grandes gorilas de las montañas de África.

Como siempre en los mecanismos de la globalización neocolonialista, el poder adquisitivo y el estilo de vida de los ricos de Occidente impone sus consecuencias más chungas a los pueblos del Sur, desde la producción hasta la basura. Las enormes cantidades de basura electrónica que el occidente produce y no quiere gestionar suelen terminar sus vidas en el Sur.[2] Mandadas a veces con excusas humanitarias, sus metales de valor se reciclan en condiciones terribles y sus productos tóxicos y sus cajas de plástico se tiran donde sea, si es posible en los pantanos.

«Leveraging mobility to help enrich the lives of individuals across the developing world.»
GSM World[3]

un móvil quemandose